Tips y consejos para mamás de hoy
Tips y consejos para mamás de hoy
Carrito 0

Estimulación temprana ¿Cuándo debe hacerse y por qué es importante?

blog de mamás blog maternidad educación infantil estimulación temprana hijos mamá maternidad niños libres paternidad Tips Mamá Moderna

Se le conoce como estimulación temprana o prenatal a las técnicas o ejercicios que llevamos a  cabo para ‘sentir’ al bebé dentro del vientre, y por lo tanto, motivar sus movimientos, acompañarlo y estrechar el vínculo con ellos desde antes de su nacimiento. Además de que es una manera de saber que el bebé está bien, la estimulación prenatal tiene grandes beneficios para ellos como fortalecer su desarrollo sensorial, emocional y motriz, por lo que la recomendación es comenzar con ella a partir del segundo trimestre y hasta antes de la concepción.

Ahora sí, ¿qué ejercicios o prácticas se consideran de estimulación temprana?

Para comenzar, uno de los fines de llevarla a cabo es enfocar la práctica al desarrollo puntual de cada uno de los sentidos. De este modo, vamos uno a uno poniendo especial atención a ‘despertar’ sus funciones. Lo ideal es alternar los ejercicios cada día para evitar que sea cansado e incómodo tanto para las mamás como para el bebé.

Comenzamos por la estimulación visual y hay dos maneras muy sencillas de practicarla:

¡Mamá al Sol! Y juegos de luces. En esta etapa del embarazo, el bebé ya es capaz de identificar este tipo de estímulos y reaccionará cuando la luz del Sol atraviese la barriga de mamá o cuando, con ayuda de lámparas o focos, experimente luces intermitentes alrededor.

Estimulación táctil. Esta, sin duda, puede comenzar desde los primeros meses de embarazo, a partir de la sexta o séptima semana. Es el suave tacto que hacemos sobre la barriga: movimientos circulares o con las yemas de los dedos para hacer sentir al bebé que estamos cerca.

Los movimientos pueden ser con cierta presión para que el bebé reaccione o es posible utilizar diferentes texturas en la piel para que note la diferencia entre una y otra durante la interacción.

Estimulación motora. Ocurre con los movimientos de mamá. El bebé se moverá de acuerdo a la posición de ella, así que eviten estar sentadas todo el día. Dar paseos cortos, cambiar de lado de la cama o ejercicios suaves -nunca de alto impacto- como el yoga pueden apoyarnos a mantenernos en movimiento para estimular al bebé desde adentro.

Estimulación auditiva. Sin duda, la más practicada. Todos sabemos de la importancia de los sonidos para los bebés, los hace sentir en casa, los mantiene atentos e impactan en su cerebro de manera efectiva. La relación del bebé y los sonidos comienza desde el habla. La voz de mamá siempre será su mejor estímulo. Luego viene la música suave, los sonidos de la naturaleza o de algún instrumento. Cada uno le apoyará a sentirse en calma, a conciliar el sueño o a saberse parte del mundo descubriéndolo a través de ‘cómo suena’.

¡Increíble! ¿Qué les parece, mamás modernas? El bebé debe saber en todo momento que estamos a su lado, y como leen, no se necesita de un esfuerzo más grande que acariciarlo desde fuera o hablarle constantemente. No olviden que el vínculo con ellos se fortalece con la estimulación temprana, y sobre todo, practicarla también nos da seguridad y alerta sobre su bienestar.

Cuéntenme qué ejercicios practican con su barriga jiji, seguro a más de una le servirá de mucho apoyo.

 

Gracias por leerme,

Mariana.


Publicación más antigua Publicación más reciente