Tips y consejos para mamás de hoy
Tips y consejos para mamás de hoy
Carrito 0

Algunos mitos sobre la lactancia ¿Los has escuchado?

bebé lactancia maternidad ser mamá Tips Mamá Moderna

¿Hay algo más especial que estar unida con tu bebé a través de la lactancia? El vínculo afectivo que se establece entre tú y tu pequeño es único por la experiencia singular de alimentarlo y cuidar su cuerpo mientras pasas con él un momento íntimo y de conexión emocional como ningún otro en los siguientes periodos de su vida. Además de que la leche materna contiene todos los nutrientes que tu bebé necesita durante, al menos, los primeros seis meses de vida, llevar a cabo la lactancia tiene importantes beneficios tanto para el bebé como para la mamá:

 

Para el bebé

  • Protege su sistema inmunitario.
  • Reduce el riesgo de asma y alergias.
  • Es más fácil de digerir que las fórmulas.
  • Menor tasa de obesidad infantil.

 

Para la mamá:

  • Acelera la recuperación post-parto.
  • Menor riesgo de hipertensión y depresión post-parto.
  • Disminuye el riesgo de cáncer de ovario y de mama.
  • Ayuda a la mineralización de los huesos.

 

Estos nunca se han puesto en duda. Al contrario, es un conocimiento generalizado que la leche materna es el mejor alimento para un recién nacido; sin embargo, alrededor de la práctica de la lactancia existen muchos y diversos mitos que estigmatizan esta acción y parecen establecer lo que ‘debe ser’ a la hora de alimentar a tu bebé. Hoy te comparto algunos para que los conozcas, pero sobre todo, para que dejes de creer en ellos. La naturaleza es sabia y sólo tú, bajo tus propios términos y condiciones, aprenderás a confiar en lo que tu cuerpo te dice y tu pequeño necesita. ¡Arriba la lactancia! No te pierdas una de las etapas más lindas con tu bebé.

 

‘No produzco suficiente leche’

Es casi imposible que una mamá no tenga la capacidad de producir leche. La cantidad de leche que generes responderá al crecimiento paulatino de tu bebé. Poco a poco producirás más de acuerdo con la demanda que tu peque haga contigo a la hora de comer.

 

‘Se debe lactar con horario’

El horario y la rutina la estableces tú. Cada bebé es distinto y ellos no hacen distinción entre los tiempos del desayuno, comida y cena. Si bien es cierto que deben existir momentos para su alimentación sin intervalos de tiempo pronunciados entre uno y otro, tu pequeño puede salirse de la rutina y tú secundar su deseo, ¡no está mal!

 

‘Me agarra de chupón’

Los bebés llegan a este mundo con tantos estímulos que los estresan que buscan momentos de paz y tranquilidad, qué mejor que sea a tu lado. La hora de la lactancia hace de “pacificador” con tu peque y le da calma, seguridad y consuelo.

Los patrones de succión de un bebé varían de acuerdo con sus necesidades. De este modo, un pequeño hace una succión que lo alimenta y nutre y otra que lo provee de tranquilidad y cariño, que es justamente con la que se formula este mito.

Para un bebé, alimentarse físicamente como a nivel emocional es igual de importante. Así que déjalo prendado a ti, ahora ya sabes cuál es la razón.

 

‘Si estás lactando no puedes comer muchas cosas’

Es muy frecuente escuchar que la madre que amamanta debe cambiar su alimentación para no modificar el sabor de la leche y para no producirle gases al bebé. Realmente lo único que le puede producir cólicos, en ciertos casos, son los lácteos. Limita solamente los refrescos, la cafeína y el alcohol. Es cierto que la leche cambia de sabor y apariencia por la dieta de cada mamá, pero eso no significa que el bebé no la acepte.

‘No tengo buena leche’

No hay leche buena o mala. Durante la primera succión la leche que sale suele tener una apariencia “aguada” o blancuzca, pero eso es completamente normal. Al final de la toma saldrá más espesa y blanca. En el mismo mito puede caber la ‘leche que ya no sirve’ luego de los seis meses. Que la recomendación sea leche materna como alimento único en los primeros meses de vida de tu peque no quiere decir que dejes de producir y que ésta pierda sus propiedades. La lactancia puede prolongarse hasta los dos años, esto es una decisión sólo tuya.

 

‘Para producir leche, toma leche’

Para producir leche lo único que realmente funciona es la succión frecuente. No hay tés, agua o jugos que estimulen la producción abundante. Una alimentación a base de frutas y verduras, agua natural y proteínas de calidad ayudarán a que generes mayor cantidad. Por otro lado, los lácteos pueden provocar alergias en el bebé y es mejor limitarlos.

 

‘El bebé tiene hambre’

De manera equivocada asociamos únicamente el llanto del bebé con hambre y, como les conté en una entrada anterior, existen distintos tipos de llanto y diversas causas que lo producen. Recuerden que para un bebé su único medio de comunicación es el llanto. El bebé tiende a calmarse cuando ya está tomando leche y asumimos que lo que tenía era hambre, pero realmente quería a mamá, el olor de su madre que le da seguridad. No se queda con hambre, sólo te quiere a ti y tú tienes la leche que le da esa paz que lo calma.

 

¿Qué otros mitos conocen, mamás modernas?

 

Gracias por leerme,

Mariana.

 

REFERENCIAS.

 


Publicación más antigua Publicación más reciente