Tips y consejos para mamás de hoy
Tips y consejos para mamás de hoy
Carrito 0

Bebés y mascotas, guía para compartir un hogar

bebes mascotas y bebes maternidad perros perros y bebes tips mama moderna

 

¿Qué fue primero en tu vida: tu mascota o tu (s) bebé (s)? Si la respuesta fue tu mascota, seguro la consideraste tu primer hijo. Desarrollaste un vínculo de complicidad y afecto que no necesitó nunca de palabras para existir. Sólo las personas que consideran a su mascota como parte de su familia saben lo importante que es su presencia, cariño y muestras de amor en la relación afectiva formada entre ambos; por ello, cuando un bebé llega, ¿qué debes hacer con tu mascota?

 

La primera respuesta seguro es: alejarla de tu peque. Ahora toda la atención y cuidados están destinados al nuevo bebé. Pero, ¿qué nos orilla a tomar esta decisión? ¿Es de verdad lo ‘más sano’ hacer a un lado a nuestro mejor amigo? Ser padres de un bebé de carne y hueso no significa separar a esta familia de tu compañero de cuatro patas, sino implementar y seguir nuevas reglas de convivencia que sumen a los miembros y no al contrario.

 

Por eso, en la entrada de hoy les comparto una serie de recomendaciones para que tu pequeño y tu mascota sean los mejores amigos y cómplices, porque todo se trata de hacer de nuestra familia un núcleo de amor y felicidad.

 

El primer paso, el reconocimiento.

 

Si antes de la llegada de tu bebé todas las atenciones estaban en tu mascota, debes comprender que para ésta el proceso tampoco será fácil. Nuestra mascota puede sentir celos de este nuevo miembro ¿Qué hacer ante esto?

 

Prepáralo antes del parto.

 

  • Hazle saber cuál es su lugar dentro de la casa. Acostúmbrale a no yacer en la habitación o el espacio que será del nuevo bebé, así será menos doloroso apartarlo de ti.
  • Hora de visitar al veterinario. Previo a la llegada de tu nene, lleva a tu mascota a desparasitar y  revisa que tenga todas sus vacunas en orden. Seguramente lo haces continuamente, pero no está de más asegurarte antes de que tu peque llegue.
  • Los aromas. Comparte con tu mascota una prenda del bebé, así comenzará a reconocerlo por su olor.

 

¡Tenemos bebé en casa!

 

  • Está bien que el animal olfatee a tu peque, eso sí, a una distancia razonable y protegiendo en todo momento su carita con tus manos.
  • Al menos durante el primer mes de tu bebé, lo más recomendable es que tu mascota no se acerque a él/ella. Los recién nacidos son aún vulnerables a infecciones porque no cuentan con muchas defensas; su piel es muy sensible y están más receptivos a desarrollar alergias o enfermedades como tos o asma debido al pelo de los animales.
  • Nunca los dejes solos. Recuerda que para ambos es un proceso de adaptación que deben superar con el tiempo. Por ahora, no dejes entrar a tu mascota a la misma habitación donde descansa tu bebé, puede herirlo sin querer en su búsqueda de reconocimiento.
  • Aprende a lidiar con la hostilidad de tu mascota. Puede ser que el animal se sienta invadido y vea en el nuevo miembro de la familia un rival. Esto es completamente normal. Lo mejor en estos casos es que lo mantengas apartado hasta que se acostumbre a la presencia de tu nene. Evitemos accidentes inesperados.

 

 

 

 

El bebé está creciendo

 

  • Cuando tu peque comience a gatear, es muy probable que la relación con la mascota se estreche; sin embargo, al principio puede suponer un riesgo, pues en ocasiones los bebés suelen perseguir, arrinconar o incomodar a la mascota motivado por su curiosidad en el animal, a lo que éste puede reaccionar de forma violenta con un rasguño o un ladrido fuerte que lo espante.

** Los perros más adultos suelen ser poco tolerantes frente a este comportamiento y los cachorros pueden ser imprevisibles.

 

- En este punto, es tu responsabilidad estar al tanto en todo momento para que tu peque no cometa actos contra tu mascota que lo incomoden o violenten, así ésta no reaccionará en su contra. Por ejemplo, jalarle la cola o las orejas, gritarle o pegarle. Los nenes son aún pequeños para comprender que estas conductas no son un juego para una mascota, sino una molestia que puede alterar su temperamento, y por lo tanto, tornarse violento. Cuando tu bebé sea más grande, podrás explicarle esto y enseñarle a no molestar a los animales cuando comen, duermen o están enfermos.

 

  • ¡Que no se lo meta a la boca! Debemos alejar del alcance de los niños el recipiente de comida y el agua de tu mascota, lo mismo evitar que se acerca al sitio donde ésta hace sus necesidades. Los parásitos pueden contagiarse a tu bebé a través de la saliva y las heces de tu mascota.
  • Evita que tu peque bese al animal, sobre todo en el área de la nariz y la boca. Más vale prevenir enfermedades o infecciones (tiña, parasitosis, pulgas, comezón, irritación). Ya habrá tiempo para demostrarse cariño de otro modo.
  • ¿Sabías que los expertos recomiendan evitar la compañía de animales como hámsters, erizos, aves y reptiles en general con menores de cinco años? Además de presentar mayor riesgo de mordeduras o arañazos para tu bebé, suelen propiciar el contagio de la salmonela.
  • Los animales no son un juguete. Conforme tu peque crece, la relación que al principio pareció más complicada, con el tiempo se vuelve juguetona y de cariño entre él/ella y tu mascota. Los animales se vuelven protectores del bebé y un compañero de juego. Por ello, debemos orientar a nuestro peque para enseñarle a:

 

  1. Ser sensible con las necesidades del animal. Ser cariñoso, y cuidadoso, con él por el hecho de ser un ser vivo; así, hará lo mismo con las plantas, por ejemplo, y el resto de las personas.
  2. Y sobre todo, respetarlo. Enseñarles que un animal no es un juguete, sino una compañía que también necesita cuidados.

 

Entonces, ¿es bueno que la mascota conviva con nuestro bebé? Seguro te estás preguntando esto. La respuesta es ¡Sí! Todo lo que te conté arriba son sólo recomendaciones para una convivencia segura entre ambos. Las mascotas traen más beneficios que riesgos a tu peque. Por ejemplo:

 

  1. Estimulan su afectividad.
  2. Ayudan a desarrollar sus habilidades sociales.
  3. Potencian su sensibilidad.
  4. Les otorgan una actitud de responsabilidad. Esto sobre todo cuando tu peque ya esté un poco mayor y pueda colaborar en sacarlo a pasear, darle de comer, etc.

 

Además, de acuerdo con la Universidad de Kuopio, en Finlandia, pasar 6 horas al día con un perro hace que los niños sean menos propensos a padecer afecciones respiratorias –un 30% menos– e infecciones de oído –un 50%–, al menos en sus primeros 12 meses de vida. Además, en los casos en que enfermaban, se curaban antes y necesitaban menor tratamiento antibiótico.

 

Como pudiste leer, tener una mascota en casa no se opone para nada con la llegada de un bebé. La clave está en los cuidados que tengas con tu peque y durante la convivencia que puede desarrollar con la que ahora también será su mascota. Se trata, sobre todo, de hallar una nueva dinámica familiar, no de suplantación, sino de asignación a cada uno de su lugar dentro la casa y en la familia. Un bebé no llega a reemplazar a nadie, o viceversa, sino a sumar al grupo para hacer un núcleo más feliz. No te olvides de tu mascota por la presencia de tu peque. Sé que ahora es lo más importante para ti, y pienso que así debe ser, pero las mascotas merecen el mismo cariño y atención que antes; necesitan su propio espacio y que seamos respetuosos de ellos. Aprendamos a fomentar una sana convivencia para con él/la nuevo integrante de la casa, marcando límites y delimitando zonas donde puede o no estar tu mascota. Verás que no hay mejor aliado que el tiempo para que entre ellos surja la amistad y una verdadera lealtad. Se los deseo de corazón.

 

Muchas gracias por leerme,

Mariana.

 

REFERENCIAS

 

  1. https://www.serpadres.es/bebe/0-3-meses/articulo/mascotas-bebes-animales-perros-gatos
  2. https://www.guiainfantil.com/salud/higiene/animales.htm
  3. https://espanol.babycenter.com/x10500047/cuándo-podrá-mi-bebé-jugar-con-un-perro
  4. https://www.guiadelnino.com/bebe/datos-y-curiosidades/los-bebes-que-viven-con-un-perro-enferman-menos

Publicación más antigua Publicación más reciente