Tips y consejos para mamás de hoy
Tips y consejos para mamás de hoy
Carrito 0

¿Cómo hablarles a los peques acerca del peligro? 5 consejos para lograrlo

blog de mamás blog maternidad educación infantil hijos mamá maternidad paternidad Tips Mamá Moderna

Este tiempo en casa con los niños es buen momento para enseñarles de muchos más temas que sólo jugar o pasar el tiempo. Por ejemplo, podemos practicar nuevos hábitos, cocinar juntos, tener una rutina de ejercicio en familia, practicar la lectura, etc; todas actividades que quizá sí hacemos regularmente en casa, pero que no necesariamente les explicamos a los pequeños su importancia. Entre estos temas está el peligro. Pareciera que estar en casa mantiene ‘seguros’ a los niños porque no están expuestos a los riesgos de la calle; sin embargo, siempre hay que estar alerta de qué hacen, con qué juegan o cómo se entretienen porque, recuerden, los niños no miden el peligro y todo puede ser un potencial riesgo, incluso en casa. Dicen por ahí ‘cuando los niños no hagan ruido, ve a ver qué hacen’.

 

Generalmente como padres solemos relacionar el peligro con la censura y de este modo lo comunicamos a los niños ¡No hagas eso! ¡No toques ahí! ¡Eso no! ¡Hazte para allá! Es nuestro lado protector que nos orilla a prohibir todo, pero ¿cuántas veces realmente hemos hablado con ellos sobre la importancia de cuidarse? El peligro también se explica para que ellos puedan comprender por qué deben hacer tal o cual. No se trata sólo de decir ‘no’ a todo, sino de compartir con ellos las consecuencias o las razones que les dejen saber por qué es importante no exponerse.

 

Bueno, ¿pero cómo lo hacemos? A continuación les comparto 5 tips para explicarles a los peques acerca del peligro. Recuerden hablar con ellos a su nivel; usen ejemplos habituales que ellos puedan reconocer y háganlo como una medida de prevención, nunca en medio de un caso de peligro como tal.

 

  1. Explícales las consecuencias de todo pero sin exagerar

 

Sé que a veces nuestra cabeza se va a lugares insólitos de lo que les podría pasar a los peques; sin embargo, si llevamos esta preocupación a la prevención lo único que conseguiremos es que los niños teman demasiado y se sientan desconfiados. Hablarles en la justa medida de las cosas es siempre lo mejor. Antes de decirles que ‘no’ a algo, digámosles por qué siempre ponderando su bienestar antes que nuestro miedo a que algo les suceda.

 

2. Háblales con frecuencia de la importancia de la prevención

 

Así como hay rutinas en casa, también las debe haber afuera y de esto se trata hablar con los niños frecuentemente acerca de por qué es importante que no se alejen demasiado en la calle o que no hablen con extraños, por ejemplo. Dentro de casa también es importante que sepan por qué no deben jugar en la cocina o asomarse a la ventana, siempre tomando en cuenta la recomendación del punto 1. 

 

3. No esperes ‘el mejor momento’ para hablarles del peligro

 

O lo que es lo mismo, no asumamos nada. Ellos no son nosotros, no miden consecuencias y no piensan en lo que puede pasar, así que todos los momentos son buenos para encontrar un ejemplo con el que nos apoyemos a explicarles un posible peligro. OJO. Tampoco se trata de ver un peligro en todo, pero sí de hacerles notar cuando algo puede salirse de control si no toman precauciones.

 

4. Pídeles su opinión e involúcralos en la conversación

 

Si ponemos en práctica los puntos anteriores habremos planteado el tema como regular en casa, por lo que será más sencillo que los peques comiencen a hacer sus propias conclusiones y relaciones sobre lo que los puede poner en riesgo. Hagámosles preguntas del tipo ‘¿Qué puedes hacer para cuidarte cuando yo no esté?’ ‘¿Qué harías si notas un peligro en x lugar?’ Etc. Esto nos apoyará a saber qué tanto tienen noción de su propia seguridad.

5. Creen juntos un plan de acción y seguridad

 

Anoten en una hoja un protocolo que hagan juntos, en familia, para que todos sepan qué hacer en caso de algún peligro. Pídanle a los niños que escriban los pasos a seguir en diferentes situaciones que ustedes planteen, y de las que ya les hayan hablado antes. Esto, sin duda, les será de gran apoyo tanto a ustedes como a los niños porque todos sabrán cómo actuar si es necesario hacerlo.

Terminamos, mamás modernas. La verdad es que este tema me parece importantísimo porque los peligros existen dentro y fuera de casa y no podemos hacer ojos ciegos al respecto. Lo que sí podemos hacer es fomentar una cultura de prevención y cuidado desde nuestras familias para que sean los menos a los que, en este caso, los niños estén expuestos.

 

Cuéntenme qué medidas toman en casa para ello, me encantará leerlas.

 

Gracias por leerme,

Mariana.


Publicación más antigua Publicación más reciente