Tips y consejos para mamás de hoy
Tips y consejos para mamás de hoy
Carrito 0

¿Cómo viven la Navidad los bebés?

hijos maternidad navidad niños tips mamá moderna

Hola, mamás modernas. Decidí hacer esta entrada porque, no sé a ustedes, pero a mí, la época navideña y, en general, las fiestas decembrinas, son muy emocionantes cuando tienes un bebé en casa. Sí, emocionantes porque están repletas de estímulos para los peques y porque no hay mejor momento que la Navidad para que nuestros bebés conozcan el amor de estar con la familia y las personas que te quieren, aunque esta vez sea a la distancia.

 

Por ello, ¿cómo viven los bebés esta temporada? ¿cómo han sido las Navidades de tu peque? ¿será esta la primera? Pero con las fiestas también viene el ajetreo de la temporada, y hay que estar preparadas para ello, pues los bebés ven alterada su rutina y/o su ritmo en casa: hay ruido y gente a su alrededor que, probablemente, le suponga un grado de estrés al que no están normalmente sometidos. Es importante que tomes en cuenta el temperamento de tu nene — ya te hablé de éste en una entrada anterior — y su etapa de desarrollo para considerar el mejor ambiente para él/ella en esta época del año.

 

Algunos consejos para sobrevivir a la Navidad con tu bebé son:

 

  • Deja que él/ella te muestre que desea. Sí, durante los meses anteriores has logrado llevar a cabo la etapa de integración con tu bebé, y seguramente, has podido identificar el temperamento que posee; qué le disgusta o lo pone contento ¡No rompas esa rutina! Intenta lo más posible no interferir con su dinámica del día a día. Recuerda que esto les da seguridad, los mantiene tranquilos, y a ti también. Trata de mantener sus horarios de comida y de sueño; si acuden a una cena en casa, evita exponerlo a ruidos fuertes o inesperados y a dejarlo, como dicen por ahí, de brazos en brazos (menos con la situación actual). Puede cansarse más de la cuenta o molestarse durante toda la noche y, estoy segura, no quieres eso.
  • Manténte atenta a la sobreexposición de estímulos. Como mencioné unas líneas arriba, esta época puede exponer a tu bebé a una serie de estímulos en exceso e inesperados. Los atrae las luces, los colores, la música, y en general, la parafernalia de la Navidad; están conociendo algo nuevo que los emociona y los pone felices.

 

No está mal que acerques a tu peque a estos aspectos de la Navidad (siempre bajo tu supervisión); al contrario, para él/ella es todo un mundo nuevo, brillante y luminoso, que ahora no es capaz de entender, aunque sí de disfrutar y sorprenderse con él. Una buena práctica es cargarlo en tus brazos y acercarlo al arbolito, entregarle algún objeto con el que pueda interactuar o sentarle en una manita cerca de ti para que aprecie contigo los detalles de casa.

 

Pero no demasiado. Dejarlo expuesto varias horas a los sonidos y las luces de la temporada, puede sobrecargar su sistema nervioso. Presta atención a sus reacciones: ¿se frota los ojos?, ¿está irritable?, ¿bosteza? Quizás es momento de que tome una siesta.

 

La sobreestimulación también aplica con las personas. Seguramente tu bebé verá caras nuevas junto a él y recibirá una mayor atención de la normal de parte de las amigos y familiares. Del mismo modo que con otros aspectos, debes estar atenta a los cambios de humor de tu peque. Más vale un gesto amable con el cual separemos a nuestro niño de tantas manos que una sorpresa inesperada que para tu nene cause malestar, y para otros, pueda resultar “una grosería”.

 

  • Sé comprensiva con él/ella. Este consejo va de la mano del tip anterior. Antes de los seis meses, los bebés suelen ser más receptivos con quienes tienen mimos y juegos para él/ella, pero a partir de su primer semestre, comenzará a distinguir entre su familia y “los extraños”, lo que puede volverlo vulnerable cuando convive con caras distintas en un evento como la Navidad. Sé paciente. No lo reprimas. Necesita su tiempo para acoplarse a nuevas personas y dejar de lado el miedo y la ansiedad que le produce este tipo de encuentros.

 

¡Listo! Estos fueron algunos consejos que yo puse en práctica durante los inicios de mis peques en la magia de la Navidad. Mamás: recuerden que cada bebé es distinto y reaccionará igualmente de forma diferente ante todo lo que le rodee en las fiestas típicas de la temporada. Lo importante es formarlo desde ahora en el corazón de su familia, cada una con sus valores y tradiciones, que lo hacen parte de ella y de ninguna otra. Que nada brille más para sus bebés que el amor que de su hogar puede obtener.

 

Gracias por leerme,

Mariana.


Publicación más antigua Publicación más reciente