Tips y consejos para mamás de hoy
Tips y consejos para mamás de hoy
Carrito 0

Educar con el ‘no’ vs educar sin el ‘no’

blog de mamás blog maternidad educación infantil hijos mamá maternidad paternidad Tips Mamá Moderna

No es la primera vez que comparto con ustedes una entrada acerca de la importancia del lenguaje que empleamos con los niños, más durante su desarrollo y crecimiento. Somos responsables de la formación de sus creencias y de cómo interpretan el mundo, y un buen termómetro es aprovechar las palabras para dotar de significado cada momento en la vida infantil de nuestros hijos.

 

De esta manera, lo que les decimos impacta en nuestra relación con ellos, y por lo tanto, en su conducta en casa y en todos los ambientes sociales de los que forma parte. Como padres, sobre todo cuando los niños sólo viven y a nosotros hay momentos en los que parece que la vida nos gana, solemos decir ‘no’ a todo. El peor ‘no’ es el tajante, el duro, el cerrado, la negación rígida ante cualquier situación. Pero aunque la intención desde la que lo decimos sea buena, de cuidado o protección, crea resistencia en los niños y muy probablemente aparezca el conflicto. Créanme cuando les digo que no es fácil ser la mamá dulce y amorosa 24/7; nadie dijo que así ‘deberíamos ser’. No está mal ser la mamá que son, pero siempre se pueden utilizar otros métodos para procurar la buena relación con nuestros hijos desde pequeños, y uno de ellos es emplear el lenguaje asertivo: hablar a los niños por su nombre y expresarnos con ellos de manera clara, directa y con respeto para pedirles lo que nos gustaría que hicieran.

 

A continuación les comparto cinco situaciones comunes en casa con nuestros peques en las que podemos elegir educar sin el ‘no’:

 

  1. No le pegues a tu hermano (otros niños). CÁMBIALO por: si le pegas a tu hermano (otro niño) ya no querrá jugar contigo más adelante.
  2. ¡No rompas el juguete! CÁMBIALO por: cuida tus juguetes si quieres volver a jugar con ellos de nuevo.
  3. No vamos a ir al parque (x lugar). CÁMBIALO por: ¿Qué te parece si hoy jugamos en casa? Podemos salir otro día de esta semana.
  4. ¡No te voy a comprar dulces! CÁMBIALO por: te propongo hacer un postre o ¿qué te parece si hoy jugamos a cocinar?
  5. No puedo jugar contigo o estar contigo en este momento. CÁMBIALO por: ¿Me ayudas a hacer (actividad del hogar. Ej. tender la cama) y más tarde jugamos? O ¿Me acompañas un ratito y luego yo te acompaño a ti a jugar?

 

No sé ustedes, mamás modernas, son formas tan simples y fáciles de emplear las palabras a nuestro favor que parecen obvias, pero es un esfuerzo que debemos hacer para cuidar qué y cómo le hablamos a los niños. En ningún momento se sienten agresivas o como una orden para ellos; recuerden que todo es un acuerdo y una negociación desde el amor.

 

¿Les gustó la nota de hoy? Gracias por leerme.

Mariana.

 

Con información de: Instituto para padres


Publicación más antigua Publicación más reciente