Tips y consejos para mamás de hoy
Tips y consejos para mamás de hoy
Carrito 0

La estimulación temprana o cómo despertar lo mejor de tu peque en los primeros años de su vida

blog de mamás blog maternidad creatividad infantil educación infantil estimulación temprana hijos mamá maternidad paternidad Tips Mamá Moderna

¿Tienes un bebé de 5 años o menos? ¿Sabías que la estimulación temprana es vital para fortalecer el desarrollo máximo de sus capacidades físicas, mentales y emocionales durante los primeros años de su vida que va de los 0 a los 5? Bienvenidos a esta entrada de Mamá Moderna y hoy les cuento qué es y de qué se trata la estimulación temprana; seguro han escuchado de ella muchas veces, ¿pero la llevan o llevaron a cabo con sus peques?

 

Se le conoce como ‘estimulación temprana’ a los ejercicios, juegos y actividades que se practican con los niños desde su nacimiento hasta los primeros 5 años de vida. Se hacen de manera repetitiva porque el fin es establecer hábitos que favorezcan el desarrollo cerebral, y por lo tanto, estimulen la inteligencia de los peques. El desarrollo cognitivo comienza desde el primer día de vida y es necesario alimentar la inteligencia desde ese momento ¿Por qué durante los primeros 5 años? Porque luego de este periodo fortalecer las capacidades es posible pero no tan efectivo como en un periodo temprano donde los niños adoptan y aprenden todo de manera más natural y sin resistencia.

 

La estimulación temprana trabaja, principalmente, cuatro áreas del desarrollo psicomotriz en los niños:

 

MOTOR GRUESO. Los movimientos amplios o grandes del cuerpo efectuados por las extremidades, piernas y brazos.

 

MOTOR FINO. Los movimientos precisos efectuados por las manos y los dedos.

 

LENGUAJE. La capacidad de interacción a través de la comunicación y el habla.

 

SOCIO-AFECTIVO. La capacidad de relacionarse con los demás a través de la expresión de emociones y sentimientos.

 

¿Cómo lo hacemos? Área por área.

 

Movimiento y coordinación. Incentivar actividades como pintar, dibujar, desarmar cosas, gatear, caminar, correr o andar descalzos. Pueden utilizar pelotas, rodillos, tapetes, tintas, telas de distintas texturas, sonajas, móviles, plastilina, semillas, bloques, tableros o libros para colorear.

 

Lenguaje. Apoyarlos a pronunciar sus primeras palabras a través de los sonidos que hay a su alrededor construye su lenguaje inicial. Pueden utilizar letras, figuras de animales, tableros con letras, láminas con figuras, música u objetos o juguetes que emitan sonidos.

 

Socio-afectivo. Establecer relaciones afectivas con quienes los rodean desarrolla en los peques confianza y seguridad y los apoya a construir su personalidad. Pueden utilizar espejos, hacer caras y gestos, expresar muestras de cariño (besos, abrazos, cosquillas, etc.)

 

Para que la estimulación temprana resulte efectiva es necesario que ocurra de forma regular y consciente en un ambiente tranquilo y seguro. Es vital que todos los miembros de la familia participen porque todos son parte activa del desarrollo del nuevo integrante. Lo más importante es crear un entorno de confianza para el bebé con música y juegos en el que sienta que sus avances y logros son reconocidos y premiados. Mamás, papás: no hay que forzar a los niños a hacer ‘lo que deben’. El seguimiento es necesario, pero siempre dejándolos experimentar y hacer lo que los haga sentir bien. El momento ideal para estimularles es cuando están despiertos y tranquilos.

Lo mejor es dejar pasar 30 minutos después de la alimentación.



 

 

 

Gracias por leerme,

Mariana

 

REFERENCIAS.

 

  1. http://www.massaludfacmed.unam.mx/?p=4170

Publicación más antigua Publicación más reciente