Tips y consejos para mamás de hoy
Tips y consejos para mamás de hoy
Carrito 0

SOS Mi bebé no acepta sólidos. Te cuento qué puedes hacer para que coma

alimentación infantil blog de mamás blog maternidad educación infantil hijos mamá maternidad sólidos bebés Tips Mamá Moderna

En una entrada reciente escribí cómo hacer más llevadera la transición de la leche materna a la fórmula; ahora es el turno de pasar de los líquidos a los sólidos. El siguiente nivel en la alimentación de los peques es importante porque comenzaremos a conocerlos más: qué les gusta, que no; si prefieren las frutas o las verduras; cuál es su favorita de ambos; qué podemos darles en trocitos o qué en papilla, etc. Como ya he dicho antes, cada transición para ellos es complicada, pero no imposible. Eventualmente todos los bebés comerán, sólo hay que encontrar la manera de apoyarlos a dar este paso.

 

Para lograrlo, les comparto algunas ideas que pueden poner en práctica para que los bebés acepten sus primeros sólidos. Todo es cuestión de paciencia. Aquí voy.

 

  1. Reduce la fórmula o la leche materna

 

Seguro hasta este momento los peques habían logrado sentirse satisfechos con una cantidad de leche, pero una buena estrategia es reducir la carga en cada toma para que el apetito por otros alimentos despierte. OJO. No se trata de dejarlos con hambre, sino de, al mismo tiempo, ofrecerles otra opción con sólidos para comer. No intenten dar la misma cantidad de leche más la porción de otros alimentos; si el bebé está satisfecho no sentirá la necesidad de probar algo más. Consulten con su pediatra cómo llevar a cabo este consejo para el caso específico de sus peques.

 

  1. Haz divertido este momento

 

Obligar a los niños a comer nunca pero nunca es el camino. La hora de la comida debe ser placentera para ellos, no una tortura ni sentirse como obligación. Para que eso no suceda, seamos ingeniosas y convirtamos este tiempo en nuestro momento para compartir con los peques ¿Cómo? Jugando. Si el objetivo es que prueben nuevos alimentos, crear dinámicas en las que nos veamos involucradas puede ser una gran opción: disfracémonos, démosles algo a cambio, un bocado mamá, uno ellos ¿Qué más se les ocurre? El avión ya es cosa del pasado jaja.

 

  1. Deja 45 min entre cada toma de alimentos

 

Luego de una toma de leche, es buena idea introducir alimentos sólidos para intercalar entre uno y otro, pero un factor importante a considerar es el tiempo. Si el intervalo es corto, entonces el bebé estará satisfecho y sin muchas ganas de probar algo nuevo; en cambio, si el intervalo es largo, entonces estará hambriento, y por lo tanto, no tan de buen humor para intentarlo con algún sólido. Lo ideal es dejar pasar 40-45 min y probar, probar, probar hasta que el peque decida darle una oportunidad a los nuevos alimentos. Si se resiste, es mejor esperar e intentarlo nuevamente hasta el siguiente intervalo de tiempo.

 

  1. Mantén la mejor actitud y no desistas

 

Es completamente normal que al principio los bebés se resistan a esta nueva etapa, pero calma, llegará su momento. Lo importante es continuar el proceso, incluso, cuando tienen comportamientos como atragantarse o escupir la comida. Sigan intentándolo; prueben nuevos medios para jugar con ellos y presentarles los alimentos. Siempre hay una manera de crear dinámicas en las que los peques sientan confianza para probar nuevas opciones y ustedes seguridad de que los están alimentando correctamente.

 

  1. Mezcla sus alimentos favoritos con los nuevos

 

Es súper de mamás disfrazar la comida para los peques; el viejo truco de darle una nueva verdura o cualquier sólido entre otros alimentos ha funcionado por generaciones, y con nosotras no es la excepción. Preparen un plato súper atractivo para los bebés: el primer paso es identificar qué les gusta demasiado, luego sólo introduzcan el nuevo alimento con un mix entre este y lo que más disfruten sus peques. Piensen un poco en ustedes. Como adultos no comemos de manera simple los vegetales o aquello que es saludable pero no nos gusta tanto, ¿por qué pensaríamos que los bebés lo harían? Pongámosle imaginación para hacer platillos deliciosos -casi gourmets- que los niños coman con interés.

 

Ustedes, ¿cómo llevan o llevaron este proceso, mamás modernas? Lo más importante es acompañar a nuestros peques en todo momento. Es desde este punto cuando comienzan a formarse los buenos hábitos alimenticios. Si ellos aprenden que la diversidad es enriquecedora, deliciosa y divertida, replicarán este comportamiento a lo largo de su vida adulta. Recuerden que el cuerpo no olvida. Cuiden a sus peques también con lo que comen.

 

Gracias por leerme,

Mariana.


Publicación más antigua Publicación más reciente